Sergio García gana el Masters de Augusta 2017



No es que fuera mi favorito, es que Sergio García era de nuevo favorito para enfundarse la Chaqueta Verde. Faltaba saber si aguantaría la presión de ganar su primer Grande y por tanto multiplicar por cien su brillante palmarés. Ya lo tiene. Sergio ya ha completado el chiste tradicional del inglés y el español que encaraban el hoyo 18 empatados a sabiendas que sólo uno podría enfundarse la Chaqueta Verde. De verde y blanco, Sergio pegó un hierro lo suficientemente seguro para dejar a Rose patear en primer lugar en busca de un birdie que se fue por el lado derecho y por muy poco.

Fuera fantasmas pensamos todos los golfistas que llevamos años esperando ver entrar el putt definitivo de Sergio, que merecía y merece por ser ¡un grande! del golf que no lo gana. Juro que desde casa veía, veíamos, la caída perfectamente y por tanto no entendíamos como García y su caddie la equivocaban en el putt decisivo para ganar el Masters. ¿Cómo es posible? Quizá porque golf es golf y porque ganar un Grande no es tarea fácil. Quizá porque para perder una Chaqueta Verde hay que llegar a patear para enfundársela. Quizá por la maldición de Carnoustie 2007. Y todo ese sufrimiento deportivo para gritar en el primer hoyo del Play Off ese ahora sí Sergio. Lo mereció y lo consiguió. Falló el putt decisivo en el torneo regular pero no tiró la toalla y confió en su juego de tee a green en el 18. Salidón a calle y segundo golpe al trapo con Justin a remolque. De nuevo putt para birdie y ahora sí. El golf español necesitaba un Major desde hace 18 años y Sergio era el mejor posicionado para conseguirlo. De verde sí funcionó el último día. ¡Color esperanza! La realidad de un grande ahora más Grande si cabe llamado Sergio García.

Comentarios desde Facebook:
Publicidad
Claves del día
Publicidad
Productora MDCtv S.L
C/Gran Vía 27,1º derecha
CP. 28013 - Madrid
mail: mdctv@mdctv.com
tel. +34 914 51 46 70